LOS VERDADEROS PROFESORES DEBEN ENSEÑAR A SUS ALUMNOS EMPEZANDO CON SU PROPIO EJEMPLO

El deseo universal de ser más fuertes, o al menos no ser humillados por otros, no es parte de vuestras razones, pero está en vuestros sentimientos innatos. El Shorinji Kempo es la mejor forma de defensa personal, y contiene en si misma algo que no podéis encontrar en otras artes marciales. Esto es así, luego cualquiera de vosotros podéis conseguirlo. Todos los que estáis hoy aquí fuisteis atraídos inicialmente por estas cualidades y aquí seguís.


El programa básico es la forma en la que avanzaremos en nuestro deseo de ser más fuertes. Si se practica siguiendo el programa, seréis capaces de conseguir al menos el cinturón negro primer dan. Cuando eres primer dan, el paso para ser segundo dan, se abre ante vosotros. Es igual que en la escuela, donde no podéis ir al instituto sin graduaros antes en la escuela primaria. Un día miráis atrás y veis que han pasado tres, o diez años. ¿No os ha pasado esto a vosotros?


Enseñar gente, satisfecha quizás con su vida y hacerlos descubrir por si mismos la verdadera fuerza, solo se puede conseguir a través de un proceso de disciplina que encienda el entusiasmo en vuestros alumnos. Este tipo de educación solo se puede conseguir si os involucráis directamente en ello. Dejar esto a vuestros estudiantes de mayor grado, no es suficiente. Cuando volváis a vuestra casa de este seminario vosotros que estáis encargados de vuestros propios lugares de entrenamiento, debéis entrenar a los principiantes, al menos hasta el grado de 3er kyu (1).
Este es el tipo de compromiso sincero, quizá se puede llamar mejor a esto el “amor”, entre alumnos y profesores, y por eso será la razón de su evolución. Esto puede ser el resultado de la interacción cara a cara, de cogerlos con la mano y enseñarles. Es más, vuestra carencia en este tipo de interacción creará una barrera entre vosotros y vuestros alumnos, si es así puede que os lleguen a aborrecer y os desacreditéis ante ellos.


La excelencia dentro del Shorinji Kempo es únicamente un producto de la forma en que construimos nuestra propia confianza en los demás y hacemos que nuestros compañeros confíen nosotros. Entrenamos a los alumnos desde un nivel ligeramente superior, ponemos a cada alumno con uno con u o dos niveles por encima. Esto es lo que he hecho siempre y hay quien me ha llamado genio por ello. No tenemos necesidad de vencer a nadie. ¿No es por esto por lo que el Shorinji Kempo continua después de 30 años?


Tradicionalmente, los profesores de artes marciales en Japón se ponen a sí mismos en lo alto, enfatizan en lo fuertes que son, lo importantes que son, y cuanta diferencia hay entre ellos y sus alumnos. Si sus alumnos les alcanzan, sus posiciones se pueden ver en peligro, esto es por lo que ellos se ponen en una posición inalcanzable.

Hay tontos que tendrán problemas con sus alumnus y les reprenderán en una esquina porque les han traicionado, sin analizar previamente porque se ha producido el problema.


(1) 3er kyu es el primer grado que se obtiene en Japón, al empezar el entrenamiento.


Doshin So. Extraído de un discurso en el Seminario de Instructores de Agosto de 1979

volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s